Un padre es…

Un padre resulta tan, tan importante durante el embarazo como después. Pensad, ellos saben que van a ser papás pero no pretendáis que sientan como nosotras: nauseas, dolores, calambres, molestias mil, pinchazos en las piernas, arrebujones en la barriguita… en fin, todo lo que sentimos a nivel físico es cosa nuestra, forma parte de nuestra experiencia del embarazo y no podemos ni debemos pensar que nuestro chico “tiene porqué saber o entender lo que estamos sufriendo”. Y más si no se lo explicamos.

 

 

Lo suyo es hablarlo con él, decirle lo que nos ocurre (sin dramas, por favor, que llevamos siendo las que parimos desde el principio de los tiempos, vaya que antes que tú han habido millones y millones de mujeres que fueron mamás y con menos prebendas y posibilidades para salir indemnes y… ¡¡lo consiguieron!!; por lo que no hace falta llevar las cosas al extremo porque pensemos que somos las únicas del universo que vamos a engendrar una criatura y a parir… no hay nada más natural que eso 😀 ). Ya verás cómo lo entiende y nos ayuda siempre que le necesitemos. Y después, también… pero eso sí, ya os podéis ir preparando para que aprenda a la vez que vosotras, queridas mías. A ser mamá o papá se aprende con “prueba y error”… es lo que toca y solemos salir airosos de todo ¡ya lo veréis!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Humor Baby y etiquetado , , , .

Deja un comentario